INVESTIGACION Y REHABILITACIÓN DEL TDAH:

El diagnóstico del TDAH es sin duda la etiqueta diagnóstica que más controversia ha generado tanto en el campo clínico como en el campo científico. El debate ha llegado a generar enormes discrepancias entre los profesionales. Desde los que defienden un trastorno perfectamente autónomo y definido hasta los que niegan la existencia real del trastorno y lo catalogan de un invento infundado.

Lo que si es cierto es que niños incomodos, inquietos, desatentos y desobedientes siempre los ha habido. Pero sucede que llegado un momento concreto, el niño que reúne dichas características cambia su estatus de normalidad a portador de una patología definida, o mejor dicho, pasa a ser un enfermo.

Antes del cambio de estatus, de normal a enfermo, había una estrategia de corrección de los síntomas disruptivos universal, la disciplina férrea.

Los cambios en los estilos de crianza han desterrado en muchos casos este tipo de prácticas. También en los centros de educación la autoridad de los docentes ha cambiado cuantitativa y cualitativamente.

Los niños en muchos casos han alcanzado un gran poder sobre la elección de alternativas, de escoger comportarse como estimen oportuno incluso a edades tempranísimas. Esta ausencia de límites se está confundiendo con enfermedad, provocando lo que denominamos el “protocolo de defensa docente contra el niño disruptivo”.

El problema es que la solución que nos aporta el sistema social de salud es la vía farmacológica: las anfetaminas. El ritalín o el concerta es una anfetamina llamada fetilmenidato. Esta anfetamina varía los niveles y el funcionamiento de los neurotransmisores provocando una interferencia en el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso del infante. Es posiblemente una terrible privación de libertad condicionar el desarrollo de un sistema nervioso con un fármaco.

El INSTITUTO DE NEUROPSICOLOGÍA CLÍNICA ha desarrollado un tratamiento de rehabilitación neuropsicológica que obtiene magníficos resultados ya sea con niños diagnosticados con TDAH fruto de factores sociales y educacionales como de factores biológicos.

Se trata de una rehabilitación neuropsicológica de los circuitos neurales que no funcionan correctamente y que sostienen  el trastorno, sumado a una terapia individual con cada niño así como un programa de educación psicofamiliar con la familia.

Permite solucionar los problemas de una forma saludable, sin influir en el desarrollo del sistema neural del niño en crecimiento con fármacos tan nocivos como las anfetaminas.

Para más información no duden en ponerse en contacto con nosotros.